gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
es | eu
Logotipo gipuzkoakultura
2017ko abenduak 11, astelehena
Aintzinari buruzko jardunaldiak
LA VERDAD Y LA MENTIRA EN LA ANTIGUA GRECIA
Discurso y verdad: la persuasión en la comedia antigua

Itzuli

Las dos versiones de Las nubes y el argumento de la obra

La comedia Las nubes fue presentada en las Dionisias del año 423 y obtuvo el tercer premio. Aristófanes consideró injusto este resultado y decidió hacer una versión revisada, que es la que tenemos, y que probablemente no llegó nunca a representarse. La revisión del texto es especialmente visible en la parábasis, donde el comediógrafo, por boca del coro, se lamenta del fracaso de la primera obra. Aristófanes comienza su protesta diciendo (518-525):

Espectadores, declararé ante vosotros con toda franqueza la verdad, por Dioniso que me dio el sustento. Así pueda yo ganar el primer premio y por poeta de talento me tengáis, de igual modo que yo, juzgando que vosotros sois sabia concurrencia y que ésta es de mis comedias la más sabia, consideré justo dárosla una vez más a probar a vosotros en primer lugar. Es la que me dio mayor trabajo: entonces hube de batirme en retirada por hombres vulgares derrotado injustamente.

Lo que no sabemos es por qué la primera obra fracasó. Según cuenta Platón (Laques 181a-b), el año anterior Sócrates había tenido un comportamiento heroico en el campo de batalla, y, si la noticia es cierta, quizá el momento elegido por Aristófanes no era el más apropiado para ridiculizar al filósofo. Se ha señalado también la posibilidad de que la obrase alejara mucho del modelo cómico habitual, lo que explicaría que Aristófanes la considere también la más ingeniosa y recrimine su fracaso al público, como acabamos de ver en el pasaje de la parábasis. En realidad, nada seguro puede decirse al respecto, muy especialmente porque no conservamos la versión original de Las nubes ni las comedias que quedaron por delante de ella en el concurso.
Veamos ahora con un poco de detalle el argumento de la obra. Estrepsíades, un campesino de gustos sencillos que se ha casado con una señoritinga de ciudad, vive angustiado por las deudas que ha contraído para dar satisfacción a los caprichos de su hijo Fidípides. El joven, que ha salido a su madre, siente una pasión por los caballos que está arruinando al viejo. Después de una noche de insomnio, Estrepsíades da con la solución: Fidípides deberá acudir a la escuela donde Sócrates y los suyos enseñan el arte de ganar en cualquier pleito mediante argumentos justos o injustos. Pero el joven no quiere saber nada de esos charlatanes y es el propio Estrepsíades quien va a aprender cómo escapar de sus acreedores. El viejo se muestra tan torpe que Fidípides no tiene más remedio que acudir finalmente él mismo a la escuela. Para instruirle, se realiza en su presencia un debate entre los Argumentos Justo e Injusto, que aparecen en escena como personajes. El Argumento Injusto gana a su contrincante y se hace cargo de la educación de Fidípides. El viejo está exultante, pero la alegría le dura poco, porque Fidípides ha aprendido tan bien el arte de la palabra, que, después de pegar a Estrepsíades a consecuencia de una discusión sobre poesía en un banquete, no tiene dificultad en probar que es justo que los hijos peguen a los padres. Horrorizado, el viejo se arrepiente de su decisión de recurrir a la nueva pedagogía y prende fuego a la escuela con Sócrates y sus discípulos dentro.
La comedia debe su nombre al coro de Nubes, las nuevas diosas de Sócrates. Las Nubes, después de haber animado a Estrepsíades a lo largo de toda la obra, le revelan en los versos finales que todo ha sido un plan diseñado por ellas para castigarle por sus malas acciones. Este tono moralizante se aleja del ambiente de fiesta característico del final de las comedias.

Itzuli

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Kultura, Turismo, Gazteria eta Kirola Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net