gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
es | eu
Logotipo gipuzkoakultura
2017ko martxoak 25, larunbata
Aintzinari buruzko jardunaldiak
EL CUERPO (Y SUS CUIDADOS) EN LA ANTIGUA GRECIA
Cuerpo y alma. De Homero a Platón

Itzuli

1. Un fuerte contraste

La Ilíada comienza recordando cuán funesta fue la ira de Aquiles para sus propios compañeros de guerra:

"La cólera canta , oh diosa, del Pelida Aquiles,

maldita, que causó a los aqueos incontables dolores,

precipitó al Hades muchas valientes vidas

de héroes y a ellos mismos los hizo presa para los perros... "

Me interesa llamar la atención sobre la traducción castellana de estos famosos versos, y , en especial, sobre el tercero y cuarto . La de Emilio Crespo me resulta, en conjunto, más precisa que la rítmica y reciente de Agustín García Calvo , que dice así:

" ¡Canta , diosa, la ira de Aquiles el de de Peleo!

Ira maldita, que echó a los Aquivos tanto de duelos,

y almas muchas valientes allá arrojó a los infiernos

de hombres de pro , a los que dejó por presa a los perros..."

En el tercer verso un traductor escribe "valientes vidas" y el otro "almas valientes". En el cuarto Crespo acierta al destacar "a ellos mismos", mientras que la otra versión introduce una oración de relativo que desvirtúa la fuerte oposición entre psychás y autoús. . El texto griego dice:

Pollàs d´iphthímous psychàs Aidi proíapsen

heróon, autoùs dè helória téuche kúnessin...

El texto cuenta que la muerte deja a un lado las "almas" , que van raudas al Hades, y al otro a los seres humanos, "ellos mismos" convertidos en " botín de los perros y las aves de rapiña". Lo que quiero destacar es el uso del pronombre personal ( autoús ) para designar a lo que queda de los guerreros una vez que ha partido su alma hacia el mundo infernal. Es evidentemente lo que llamaríamos "los cuerpos". En la concepción homérica los cuerpos son lo esencial ellos ( o ellos mismos ). Sobre la traducción de psychás volveré luego.

Quiero ahora recordar otra famosa escena. De casi al final del diálogo platónico Fedón en el que Sócrates, a punto de morir, en coloquio con sus amigos , se empeña en demostrar la inmortalidad del alma. En el párrafo 115 c, su viejo amigo Critón le pregunta:"¿Y cómo te enterraremos?" Sócrates le responde " Como queráis, siempre que me atrapéis y no me escape de vosotros." Lo está narrando Fedón:

"Sonriendo entonces serenamente y dirigiéndonos una mirada, comentó:

_ No logro persuadir, amigos, a Critón, de que yo soy este Sócrates que ahora está dialogando , sino que cree que yo soy ese que verá un poco más tarde muerto, y me pregunta ahora cómo va a sepultarme. Lo de que yo haya hecho desde hace un buen rato un largo razonamiento de que, una vez que haya bebido el veneno, ya no me quedaré con vosotros, sino que me iré marchando a las venturas reservadas a los bienaventurados, le parece que lo digo en vano, por consolaros a vosotros, y , a la par, a mí mismo. ... Vosotros, por tanto, sedme fiadores de que no me quedaré después de que haya muerto, sino que me iré, abandonándoos, para que Critón lo soporte más fácilmente, y al ver que mi cuerpo es enterrado o quemado no se irrite como si yo sufriera cosas terribles, ni diga en mi funeral que expone o lleva a la tumba o que está enterrando a Sócrates."

Sócrates afirma que él es, no su cuerpo, sino su alma que, en el momento de morir, escapará inmortal hacia ese otro mundo , el de los bienaventurados. Sócrates disfruta de los asertos irónicos. Y lo de la excursión hacia los Bienaventurados puede tener acentos irónicos. O no. En todo caso, recordemos la gran importancia que los griegos daban a los ritos fúnebres, y al homenaje final al cadáver, que debía ser quemado o enterrado, con merecidos últimos honores. Basta aludir , si necesitamos algún ejemplo, a Antígona o el proceso contras los estrategos de de las Arginusas. El buen Critón andaba preocupado con sobrada razón por el entierro , aunque , con su escaso caletre filosófico, no entendiera bien la perspectiva socrática acerca del alma. En todo caso, el desprecio de Sócrates por el cadáver, es decir, por el cuerpo ya sin alma, desecho material de la persona, que es en esencia espíritu, debía de sonar muy paradójico a cualquier griego de su tiempo. Tanto como esa otra sentencia suya de que la tarea esencial del filósofo debía ser "el cuidado del alma" , la therapeía tes psychés. . Sócrates se esforzaba en proponer así una radical inversión de los valores y las opiniones usuales con respecto al cuerpo y al alma. Esa Unwertung der Werte socrática y platónica va a tener enormes consecuencias para toda la ética posterior.

Gora

Itzuli

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net