gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
es | eu
Logotipo gipuzkoakultura
2017ko azaroak 17, ostirala
Aintzinari buruzko jardunaldiak
ALGUNOS VIAJES ÉPICOS Y MÍTICOS DE LA ANTIGÜEDAD
Los viajes de Ulises y de Jason

Itzuli


Los viajes de Ulises

El mar tiene, desde los primeros poemas  griegos, un permanente prestigio en la literatura de viajes. Es un ámbito de infinitas resonancias mitológicas. Era el dominio del dios Poseidón, hermano de Zeus, desposado con la bella Anfitrite, hija del sabio Nereo,  el Anciano del Mar, que habitaba en el fondo con sus numerosas hijas, las bellas Nereidas, y entre ellas Tetis, esposa de Peleo y madre de Aquiles .El  Mediterráneo fue el camino de aventuras de los más intrépidos héroes , como Jasón el Argonauta y Teseo, el matador del Minotauro. (La palabra griega pontos , “mar” y “alta mar”, viene de una raíz indoeuropea que significaba “camino”, como en el latín pons, el antiguo indio pantáh, en ruso ponty o el inglés path). Pero ese mar de resonancias  míticas  es, sobre todo, el escenario que cruzó , zarandeado y errabundo,  Odiseo o Ulises, el rey de Ítaca,   el famoso  protagonista de la Odisea. Con sus olas y sus orillas fue el laberinto de las inolvidables  aventuras odiseicas.
No era, en principio, extraordinaria la distancia marina que el héroe debía recorrer para regresar, tras la penosa guerra, a su isla de Ítaca, situada muy al sur del Adriático , zarpando de las costas asiáticas de Troya, vecina del Bósforo. En atravesar el Egeo y bordear el Peloponeso un barco de amplia vela podía tardar muy pocos días. Pero a Ulises los dioses y las tormentas se lo pusieron muy difícil y tardó diez años en volver a su anhelada isla. Cuando lo hizo, entonces habían  pasado veinte años de su partida (diez de la guerra y diez de su  formidables aventuras marinas) y  traía el héroe, desde luego, mucho que contar y sabía bien lo que significa tener una patria pequeña, una Ítaca, que no olvida y aguarda siempre al viajero, empeñado en regresar al hogar. En la noche en que, por fin,  pudo acostarse  de nuevo en su lecho familiar  junto a su fiel Penélope , después de la dura jornada de matanza de los pretendientes, Ulises le fue contando a su esposa sus muchas aventuras.
Nosotros las conocemos por el poema de Homero, donde las relata hábilmente    el propio Ulises en el banquete que dan en su honor los Feacios antes de llevarlo por fin a Ítaca. Esa narración de sus aventuras marinas ocupa los cantos VIII al XII, de modo que está  situada casi en el centro de la Odisea (que se divide en veinticuatro cantos).  Resulta, sin duda, la parte más conocida del espléndido poema, y está contada con un magnífico estilo, pues uno de los grandes talentos de nuestro héroe es el de ser un estupendo narrador, tanto de historias verdaderas como falsas ( como se ve en las vidas que se inventa en sus encuentros en Ítaca). El rey de los Feacios , Alcínoo, elogia a Ulises como claro y verídico narrador; en cambio, unos cantos después, en Ítaca, la diosa Atenea, que conoce mejor a nuestro astuto héroe, lo elogiará  por contar mentiras como nadie. En la tradición literaria de los grandes relatos de viajes estupendos, que están siempre contados  en primera persona por sus protagonistas, el de Ulises es el pionero. Luego vienen los del troyano Eneas (en la Eneida de Virgilio), el de Simbad el Marino ( en las Mil y una Noches ), el de Dante (en la Divina Comedia), el de Cyrano de Bergerac ( en su Viaje a la Luna), los  de Gulliver (en la novela de Jonathan Swift) , los del Baron de Münchhausen, etc. Que el viaje fabuloso lo cuente el propio viajero acentúa la ironía del relato y despeja las dudas del oyente. ¿Cómo va a ser mentira el increíble viaje si el viajero mismo está ahí contándonoslo?

 

Gora

Itzuli

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net