ÔĽŅ Jornadas sobre la Antiguedad

gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
es | eu
Logotipo gipuzkoakultura
2018ko abuztuak 20, astelehena
Aintzinari buruzko jardunaldiak
Ser griego

Itzuli

Archivo word  WORD     Archivo pdf ¬†PDF

Ser griego
Carlos García Gual - Catedrático de Filología Griega. Universidad Complutense. Madrid

1

Los griegos nunca se llamaron a s√≠ mismos "griegos". Fueron los latinos quienes los dieron el nombre de Graeci , extendiendo a los pobladores de la pen√≠nsula y las islas y las costas del Asia Menor, gentes de una misma lengua y una cultura com√ļn, la denominaci√≥n de una antigua estirpe de la zona del NO de Grecia, la m√°s pr√≥xima y vecina de Italia, los Graiko√≠.

En los poemas hom√©ricos el nombre m√°s usual para el conjunto de tropas que de distintas regiones griegas acaudilla Agamen√≥n , rey de Micenas, es el de Achaio√≠ o el de Arge√ģoi, que en principio son t√©rminos apropiados para los habitantes de de Acaya y Argos, zonas del Peloponeso.

Ya en Homero alguna vez aparece el de Panéllenes, que parece que en su origen pudo designar a un pueblo griego del Noreste, cercano a Tesalia o Tracia. Pronto el nombre de Héllenes ( Helenos) se extendería- así como el de Hellas para Grecia - para designar a todos los griegos. Esa extensión se atestigua ya bien en los líricos de la época arcaica y es normal en la clásica ( siglos VI y V a.C.).

Nosotros hablamos de los "Mic√©nicos" ( para los de cierta etapa hist√≥rica, la de la √©pica ) , pero los griegos no usaron esa denominaci√≥n (S√≠ ten√≠an un t√©rmino para los anteriores pobladores de Grecia: los enigm√°ticos Pelasgos, anteriores a los griegos indoeuropeos venidos del N. hacia 2000 a.C.). En fin, desde la √©poca cl√°sica tenemos "Helenos" como nombre com√ļn para todo el conjunto gentes de una misma lengua y cultura que , en perspectiva dialectal, puede subdividirse en aqueos, √°ticos y jonios, eolios y dorios.

M√°s tarde, tras la ca√≠da del Imperio Romano de Occidente, los griegos bizantinos tomaron como nombre com√ļn el de "Romanos", Romio√≠, reclamando as√≠ su herencia imperial y una cultura cristiana - en oposici√≥n tanto a los b√°rbaros , como a los antiguos griegos paganos, los H√©llenes . La "helenidad" se troc√≥ en "Romanidad" , Romiosyne, y esa es la palabra que designa la cultura tradicional, heredada de la Roma Bizantina, por la que lucharon los patriotas griegos en la Grecia sometida durante siglos por los Turcos : la Romiosyne ( Romiosini).

Sólo en la liberada Grecia, la "Hélade" orgullosa de su pasado y dispuesta a resaltar de nuevo su herencia antigua y clásica ese término caerá en desuso mientras se recobran los más clásicos de "Helenismo" y "Helenidad".

2

Como es bien sabido, los griegos no formaron nunca una comunidad pol√≠tica, lo que podr√≠amos llamar un Estado-Naci√≥n, sino que a lo largo de muchos siglos, desde el comienzo de su historia a la conquista y sumisi√≥n a Roma que la hizo una provincia imperial, lo que nosotros llamamos Grecia fue un territorio formado o fragmentado en varios reinos y ciudades con sus gobiernos aut√≥nomos y con frecuentes y constantes conflictos y guerras de unos con o contra otros. Ni siquiera la ascendencia com√ļn de dorios o jonios o eolios tuvo una notable significaci√≥n a este respecto en la pol√≠tica. Desde la desaparici√≥n de los antiguos reinos mic√©nicos ya el en siglo XII a.C, y ,sobre todo, desde la configuraci√≥n de las m√ļltiples y diversas ciudades o p√≥leis, el panorama pol√≠tico de Grecia es el de un pa√≠s de m√ļltiples gobiernos ciudadanos, orgullosos de su independencia y su libertad.

No voy a insistir en este trazo tan indiscutible y harto sabido, sino en el hecho de que, por encima y m√°s all√° de esta diversidad pol√≠tica, los griegos se sent√≠an unidos por una lengua y una cultura com√ļn, frente a los otros pueblos , a los que llamaron "b√°rbaros", t√©rmino que fue adquiriendo progresivamente - desde Homero a los Tr√°gicos - cierto matiz despectivo. Fue sobre todo a partir de las guerras m√©dicas cuando los griegos sintieron que su lengua y su cultura com√ļn era algo que los defin√≠a ( y podr√≠amos decir que los distingu√≠a y elevaba) frente a los otros , considerados en un abigarrado bloque bajo la categor√≠a de "b√°rbaros", fueran gentes admirables de muy antiguas y sabias costumbres como los egipcios, o bien ricos y poderosos como los persas, o rudos e indomables como los escitas o los brutales tracios. Y se sent√≠an orgullosos de esa caracterizaci√≥n positiva de la estirpe hel√©nica. Caracterizaci√≥n que nunca fue racial ; los griegos nunca fueron racistas en el sentido m√°s f√≠sico de la palabra. En fin , el ser griego se defin√≠a muy claramente como una unidad por la lengua y por la cultura - es decir la religi√≥n, la literatura y los n√≥moi( leyes y costumbres) comunes. Por encima de la fragmentaci√≥n pol√≠tica, los ciudadanos griegos de poleis muy varias se reconoc√≠an unidos en la cultura panhel√©nica , fundada en la lengua y los ritos y los mitos , en la religi√≥n y en la tradici√≥n de la poes√≠a.

3

Veamos unos apuntes sobre el marco histórico más amplio.

Los griegos llegaron a Grecia desde el norte hacia 2000 a.C. Eran un pueblo indoeuropeo, que someti√≥ a los antiguos pobladores de la pen√≠nsula y desarroll√≥ una cultura propia , con diversos reinos guerreros en la etapa que llamamos "mic√©nica" con el nombre de la ciudad m√°s poderosa de la √©poca : Micenas , en el NE del Peloponeso. La tradici√≥n √©pica sit√ļa al frente de la gran expedici√≥n contra Troya a su rey Agamen√≥n. Luego, hacia el siglo XII una gran convulsi√≥n social, tal vez una invasi√≥n de otras tribus griegas - los llamados "invasores dorios" - arruin√≥ esos reinos y arras√≥ sus castillos y fortalezas , dando paso a una √©poca mucho menos brillante, y peor conocida, la llamada "Edad Oscura" , que llega hasta el siglo IX-VIII , en que comienza con un vigor ya ininterrumpido la recuperaci√≥n de la cultura hel√©nica , con la creaci√≥n de nuevas ciudades (las poleis) y templos, el desarrollo de la comunicaciones y el comercio y la colonizaci√≥n de las costas mediterr√°neas. Es justamente la invenci√≥n de la polis y nuevas formas de la pol√≠tica lo que hace de esta √©poca el fundamento de la cultura cl√°sica griega. Notemos que una polis no est√° definida por su tama√Īo ni por el n√ļmero de sus habitantes, sino por su autonom√≠a - es decir, su capacidad de darse leyes y tener independencia pol√≠tica -. Cada polis tiene sus templos y su gobierno , tanto las mayores , como Atenas y Esparta y Tebas - como las peque√Īas, como Platea, por ejemplo.

Es √©poca de grandes progresos e inventos - como el alfabeto en el s.VIII ( tomado del fenicio, pero perfeccionado y difundido muy pronto) y la moneda en el s.VI ( desde Licia). Los griegos compiten con los fenicios en comerciar y fundar colonias a lo largo de las costas del Mediterr√°neo - en Jonia y Eolia y en el sur de Italia , y m√°s all√°. Son los audaces viajeros que exploran el mar y cuentan luego, como el sagaz Ulises hom√©rico, sus aventuras a un p√ļblico inquieto y curioso. Luego en las ciudades de Jonia aparecen , tras los poetas l√≠ricos, los primeros fil√≥sofos y los primeros historiadores y con ellos alborea un mundo cr√≠tico y cient√≠fico.

4

En la configuraci√≥n del "ser griego" ha sido decisivo el trato con el mar. Es curioso, y significativo, que no tuvieran un vocablo indoeuropea antiguo apara nombrarlo, sino que adoptaran la sonora palabra "pel√°sgica" th√°lassa , y acomodaran otras, como pontos "camino", hals ( "salado") y p√©lagos ( "llanura"). El mar fue un sendero innumerable para los barcos griegos, alberga infinitas islas, y abre la imaginaci√≥n. Los griegos aman el reto del mar y la novedades del viaje : su h√©roe nacional es Odiseo , y un tipo como Her√≥doto s√≥lo pudo provenir de una ciudad marinera, como la jonia Halicarnaso. En esa costa jonia vivi√≥ Homero, all√≠ los fil√≥sofos presocr√°ticos teorizaron sobre la naturaleza del cosmos , en Mileto, en √čfeso, en Samos y por all√° el m√©dico Hip√≥crates fund√≥ su escuela en la isla de Cos. La polis junto al mar , es decir , abierta a horizontes sin l√≠mite, acogedora de los otros, √°vida de relatos de prodigios y un tanto esc√©ptica y cr√≠tica, fue el trazo decisivo para la civilizaci√≥n progresista de los griegos. No fue la condici√≥n √ļnica para el desarrollo de la cultura : Frente a Atenas, Mileto , Corinto, y luego Alejandr√≠a, la severa Esparta ciudad de tierra adentro, se mantuvo durante siglos como un ejemplo de polis disciplinada y austera. Pero fueron los marinos griegos los que difundieron el alfabeto, y con el aceite y el vino llevaron la cer√°mica y el saber hel√©nico por el vasto mar, y m√°s all√° de las columnas de Heracles, llegaron a Tule en el Mar Atl√°ntico.

¬° Th√°latta, Thalatta! ,gritaron con j√ļbilo los Diez Mil de Jenofonte al asomarse en la costa de Anatolia al Mar Negro tras recorrer miles y miles de parasangas en territorio persa. S√≠, el mar , familiar y sin l√≠mites, era el gran camino, aunque el puerto final en la anhelada Grecia estuviera lejano, aunque el oleaje fuera peligroso. Pero el horizonte marino ofrec√≠a ilusi√≥n y esperanza. All√≠ estaba "incontable la sonrisa de las olas marinas".

5

Creo que el mar y la ciudad son elementos que se combinan bien para explicar un rasgo del mundo griego : el amor a la libertad y al di√°logo.

Sin duda es una exageración decir que "los griegos inventaron el diálogo" , como escribió una vez Borges, pero como suele suceder con las exageraciones ésta encierra una aguzada observación. En efecto , los griegos amaban la conversación y la discusión, en la plaza y la asamblea. El centro de la ciudad era el ágora, lugar de comercio y de encuentros, y de chismorreos y de cruce incesante de palabras . La oratoria y la filosofía, invenciones ligadas a la democracia, florecieron, no por casualidad, en Atenas, y el más grande de los filósofos griegos escribió sus ideas en forma de diálogos, inolvidable homenaje a su maestro, el conversador callejero Sócrates, que fue ágrafo. La democracia , esa invención griega, se funda en el diálogo. Hasta los más desvergonzados de los filósofos antiguos , los cínicos, respetaban el diálogo y lo exageraban considerando la máxima virtud la parresía, el "decirlo todo" , sin trabas ni respetos.

Ese af√°n de conversar y de buscar la verdad mediante el di√°logo refleja el ambiente de la polis, es decir , una ciudad donde gracias al logos prospera la koinon√≠a , que en griego significa tanto "comunidad" como "comunicaci√≥n". Frente a otros pueblos que obedecen sin chistar √≥rdenes de sus gobernantes, reyes o sacerdotes, los griegos toman acuerdos sobre sus leyes. dentro del marco c√≠vico. Los ciudadanos son s√≥lo s√ļbditos de las leyes que ellos mismos de han dado. En un conocido texto de Her√≥doto un tr√°nsfuga griego advierte a Jerjes que aquellos a los que se enfrenta ser√°n extremadamente valientes , porque no acatan √≥rdenes de ning√ļn d√©spota , sino que s√≥lo temen y respetan sus leyes. Es decir, las leyes de su polis. Y conviene recordar que la ra√≠z de n√≥mos, ley, es la misma de n√©mein , "repartir". La autonom√≠a de la ciudad hace a sus ciudadanos libres.

Y m√°s de un texto elogia el placer de la charla como esencial entre los goces de la vida. Claro que ese gusto por el di√°logo , que caracteriza a ese pueblo de charlatanes, s√≥lo puede desarrollarse en la libertad y amistad ( eleuther√≠a y phil√≠a) que la polis brinda . No es tampoco casual que el gran g√©nero literario de la √©poca cl√°sica fuera el teatro , invenci√≥n estupenda de los atenienses, un teatro popular y c√≠vico, donde se dialoga con el pasado m√≠tico, recordando no s√≥lo la gloria, sino el dolor y la cat√°strofe tr√°gica de los h√©roes. Tragedias y comedias invitan a su p√ļblico √°tico, reunido en el amplio teatro de Dioniso, al pie de la Acr√≥polis, a la reflexi√≥n √©tica y la catarsis sentimental, y le proponen as√≠ una educaci√≥n c√≠vica muy singular.

6

Otro elemento cultural com√ļn a todos los griegos era la religi√≥n. Tal vez m√°s en sus mitos que en sus ritos, que pod√≠an ofrecer variantes locales. Los grandes dioses eran los mismos para todos los griegos, aunque en unos lugares se veneraran con predilecci√≥n a alg√ļn dios o a alg√ļn h√©roe como patr√≥n religioso local. Esa religi√≥n y esa mitolog√≠a es de base indoeuropea y el pante√≥n presenta , en su estructura, ciertos paralelos con otros de pueblos del mismo origen , como indios, latinos o germanos. Pero tambi√©n, al compararlo con esos lejanos parientes , ofrece muy notables variaciones.

Sin duda, al asentarse en tierra griega los dioses de los invasores se toparon y cruzaron con divinidades mediterr√°neas.( Como ha sucedido otras veces). No voy a discutir ahora si la llegada triunfal de los ol√≠mpicos, esa familia patriarcal, con Zeus como se√Īor supremo, suplant√≥ y desterr√≥ para siempre un antiguo culto a las Grandes Diosas Madres ( como opinaba R.Graves y otros). Me parece una hip√≥tesis muy discutible e indemostrable. Lo que quiero subrayar es que en esa familia ol√≠mpica hallamos no s√≥lo nombres no indoeuropeos - como los de la misma Atenea o el de Afrodita -, sino figuras como las de Dioniso , que no proceden del norte, sino tal vez del aut√≥ctono substrato mediterr√°neo ( como sabemos ahora). La mitolog√≠a griega tiene un n√ļcleo indoeuropeo, pero tambi√©n una riqueza y una fuerte originalidad muy caracter√≠sticas. - como se√Īal√≥ bien Dum√©zil , entre otros. Los mitos de los dioses y de los h√©roes forman parte esencial de la com√ļn memoria colectiva , que , subray√©moslo , en Grecia mantienen y difunden los poetas, no los sacerdotes. En la antigua Grecia no hubo libros sagrados, sino que, como afirma Her√≥doto, Homero y Hes√≠odo fueron los maestros religiosos, y los primeros "maestros de verdad" ( seg√ļn Detienne) de todos los griegos. Es decir, la religi√≥n no era dogm√°tica, sino un conglomerado de mitos y ritos que admit√≠a variantes locales. Un dios o un h√©roe podr√≠a ser m√°s venerado en un lugar que en otro. Por ejemplo, en Atenas la patrona de la ciudad era Atenea y Teseo el h√©roe de perfil m√°s "patri√≥tico". En Argos la gran diosa era Hera, y Apolo recib√≠a un culto muy especial en Delos y Delfos. Al margen de la creencia general y el culto m√°s com√ļn hubo en Grecia algunas sectas religiosas , como los √≥rficos, y ritos mist√©ricos como los de Eleusis en honor de Dem√©ter y su hija Pers√©fone. Mas lo que ahora importa subrayar es que todos los griegos reconoc√≠an unos mismos dioses y conoc√≠an una mitolog√≠a com√ļn ( poetizada en textos panhel√©nicos como los de Homero y Hes√≠odo).

7

No deber√≠amos olvidar otro rasgo com√ļn : el af√°n gimn√°stico y el gusto por las competiciones atl√©ticas. En el cultivo del deporte vemos c√≥mo el griego no s√≥lo apreciaba el cuidado del cuerpo, sino que desde muy pronto un√≠a el atletismo con la fiesta . Las ciudades ten√≠an sus gimnasios y la educaci√≥n ( paideia) comprend√≠a , desde un principio, la gimnasia y los juegos atl√©ticos,. Como es bien sabido , las competiciones festivas - en Olimpia, Delfos, el Istmo de Corinto, y Nemea ofrec√≠a oportunidad para la reuni√≥n y competici√≥n atl√©tica de todos los griegos. Para esas fiestas se decretaban treguas en toda Grecia y de todas las ciudades griegas acud√≠an los atletas y los espectadores .Hab√≠a premios y honor a los vencedores en una celebraci√≥n donde resonantes epinicios manifestaban el entusiasmo com√ļn de los griegos por esas competiciones que mostraban la belleza y agilidad de los cuerpos j√≥venes, en un ambiente festivo y de superaci√≥n f√≠sica. ( Aunque en tales fiestas compet√≠an s√≥lo los varones ).

8

Volvamos a un rasgo ya apuntado : la distinci√≥n entre griegos y b√°rbaros .Es una divisi√≥n que no hallamos todav√≠a en los textos hom√©ricos , pero que aparece bien destacada en las primeras l√≠neas de la Historia de Her√≥doto ( el gran historiador que es contempor√°neo de Pericles). Es f√°cil ver c√≥mo ese contraste entre los griegos y los otros se ha ido formando en la mentalidad griega en la √©poca arcaica y ha adquirido un matiz tajante a partir de las Guerras M√©dicas . El brillante libro de Edith Hall titulado "La invenci√≥n de los b√°rbaros" destaca c√≥mo el teatro difundi√≥ esa imagen del "b√°rbaro" como distinto esencialmente del "griego".Tambi√©n Edward Said en su "Orientalismo" ha insistido en la difusi√≥n , muchos siglos despu√©s, de una imagen despectiva parecida - s√≥lo que en este caso "el b√°rbaro" tiene un color oriental -en la mentalidad europea moderna para justificar el dominio y los imperios coloniales sobre pueblos de Asia y √Āfrica. En todo caso, en Grecia fue la victoria repetida de los griegos sobre los persas - en 490 y 480 - lo que refrend√≥ esa oposici√≥n entre lo griego y lo b√°rbaro y estimul√≥ una cierta conciencia de superioridad de los griegos. Si bien lo "b√°rbaro" admite notables variedades, como ya indicamos, lo griego se caracteriza como lo civilizado , como el mundo del orden y la raz√≥n , es decir, del logos y la libertad frente al mundo b√°rbaro, servil, desordenado, desmedido y brutal ( magn√≠fico y colosal a veces, rudo y salvaje otras ) . Raz√≥n y libertad son rasgos caracter√≠sticos del griego; despotismo y desmesura del b√°rbaro. Por eso, en opini√≥n de algunos fil√≥sofos griegos , resulta natural que los b√°rbaros sirvan de esclavos a unos amos dotados de una raz√≥n superior , para bien de unos y otros. As√≠ lo pensaba Arist√≥teles cuando redact√≥ los primeros p√°rrafos de su Pol√≠tica..

Está claro que no siempre los griegos se portaron , de acuerdo con sus normas , como más civilizados que los bárbaros . Eurípides , en tragedias como las Troyanas, advierte que pueden mostrarse tan crueles como los bárbaros. Hubo , ya en el siglo IV a.C. algunos intentos para unir a todas las ciudades griegas en una alianza contra los bárbaros, a fin de superar las continuas luchas entre griegos que tantos desastres habían causado antes . El viejo Isócrates, sobre todo, y Demóstenes fueron los adalides de ese panhelenismo que no llegó a fraguar y que en parte recogerá Alejandro

M√°s tarde, en √©poca helen√≠stica, algunos escritores defender√°n la tesis de que lo que diferencia a unos de otros , lo que distancia al heleno del b√°rbaro, no es el origen, sino su educaci√≥n. La paide√≠a es lo que marca la diferencia. Estrab√≥n ( 1,9,4) cita la opini√≥n de Erat√≥stenes : "Erat√≥stenes, que no elogia en absoluto a los que dividen en dos la totalidad de la poblaci√≥n humana en griegos y b√°rbaros, ni a quienes exhortaron a Alejandro a tratar a los griegos como amigos y a los b√°rbaros como enemigos , afirma que es mejor hacer esta divisi√≥n seg√ļn la hombr√≠a de bien o la maldad , pues muchos de los griegos son malos y muchos de los b√°rbaros son educados ( aste√ģoi), como los indios y los de Ariane, y tambi√©n los romanos y cartagineses , que se gobiernan pol√≠ticamente de modo tan admirable."(Cf.E.Reverdin,ed.Grecs et Barbares, F. Hardt, 1961)

Notemos que la mayor√≠a de los pensadores de la √©poca helen√≠stica proced√≠an no ya de Grecia , sino de los territorios helenizados en donde se desplegaba una educaci√≥n basada en los ideales del humanismo hel√©nico. En esa √©poca ciudades como la fascinante Alejandr√≠a, y P√©rgamo y Rodas - con sus grandes bibliotecas y sus sabios - rivalizan y superan a la vieja Atenas . La clase alta de Roma se impregn√≥ del saber y la literatura helen√≠stica, que los romanos imitaron y comentaron. Los fil√≥sofos y poetas proceden de muy diversas tierras. Y tanto los estoicos como los epic√ļreos, no menos que los c√≠nicos y los esc√©pticos, insisten en el cosmopolitismo. El sabio tiene como patria verdadera el universo. Tambi√©n √©sa es una idea griega, pero , desde luego, tard√≠a.

8

Cf. J.Ribeiro Ferreira. H√©lade e Helenos. G√©nese e Evolu√ß√Ęo de um Conceito. Lisboa, 199 s 3
"Helenismo" viene de hellenizdein , que significa "hablar griego", pero también "comportarse como griego" : amar la cultura, el deporte y cultivar la filosofía y respetar unas pautas de conducta civilizada,



Arriba

Volver

Licencia Creative Commons. Pulse aquŪ para leerla
2007 Kultura, Turismo, Gazteria eta Kirola Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la pŠgina de Gipuzkoa.net