gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
es | eu
Logotipo gipuzkoakultura
2017ko abuztuak 20, igandea
Aintzinari buruzko jardunaldiak
LA IRA Y EL AMOR: EMOCIONES EN LA GRECIA ANTIGUA
Penélope / Ulises

Itzuli

I. Aspectos introductorios.


I.a. El amor en Grecia.

Resulta curioso que si bien el tema del amor en Grecia ha sido ampliamente tratado desde distintas perspectivas y referido a diferentes épocas, los investigadores omiten o pasan de puntillas sobre este sentimiento en la épica homérica. Esta situación se debe, en parte, a que se entiende que surge por primera vez de forma diáfana en un momento inmediatamente posterior, a través de la poesía lírica, en la que poetas y poetisas, como Safo de Mitilene, inauguraron una poesía basada en la expresión de un sentimiento que, como veremos, en Grecia no aparecía conceptualizado como tal, al menos en la forma en que entendemos las relaciones amorosas en la actualidad, que son herencia más directa del amor cortés medieval y de la tradición romántica.
De hecho, en la Grecia Antigua no existía ninguna palabra que se pudiera traducir de forma literal por el vocablo latino amor. Muy relacionados con el amor existían los vocablos eros, ágápe y philia; el primero, hacía referencia al deseo o a la atracción erótica; el segundo, definía el cariño y la caridad,  y el tercero, las relaciones de amistad. Veremos como se manifiestan cada uno de estos sentimientos en la Odisea.
Una segunda dificultad que se manifiesta a la hora de trabajar sobre el tema elegido para esta charla es que forma muy especial, las investigaciones dedicadas al amor en Grecia se refieren a las relaciones homosexuales, especialmente a las masculinas, que también son las más documentadas. En la Grecia Antigua, la homosexualidad era admitida cuando ésta se restringía al contexto de la iniciación, momento en que se establecía una relación entre el joven y su tutor, probablemente de una forma más ritual que propiamente de enamorados, o al menos eso es lo que transmiten las fuentes. Perpetuar esta relación más allá del período iniciático ya no estaba admitido socialmente; el motivo principal era la imposibilidad de la reproducción.
Si bien es cierto que muchos autores interpretan que entre Aquiles y su amigo Patroclo existía una relación homosexual, en ningún momento de los poemas homéricos este tipo de relaciones se hacen explícitas. El filólogo Rodríguez Adrados va más lejos cuando opina que “Homero desconoce el amor homosexual”, justificando este hecho con la menor distancia social y el mayor afecto entre hombre y mujer que en épocas posteriores de la historia griega *1.
Las relaciones entre hombre y mujer se establecían de una forma jerárquica y desigual, ya que la mujer, en general, se encontraba toda su vida bajo la tutela masculina, el  kiros y su voluntad no intervenía en la elección de su marido, sino que éste era elegido por su tutor, en situaciones normales su padre y, en caso de ausencia, por su tío o su hermano. De este modo pasaba directamente de la tutela del padre a la de su marido.
En ciertos aspectos, la situación de la mujer aparece con algo más de libertad en los textos homéricos. Así, por ejemplo, se afirma que aunque el padre de Odiseo, Alertes, había comprado a la sierva Euriclea por veinte bueyes, cuando todavía era núbil, la honró como a una esposa y nunca se unió a ella por miedo a la ira de su mujer, Anticlea. En otra ocasión, se menciona que Penélope, ante la prolongada ausencia de Odiseo, debería regresar a la casa paterna y escoger con su padre un esposo que agradase a ambos. También resulta significativo el papel igualitario que Arete, la reina de Feacia, desempeñaba junto a su marido, el rey Alcínoo.

*1 El descubrimiento del amor en Grecia. Editorial Coloquio. Madrid, 1985, p. 169.

Itzuli

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net